Vikingos, esos extraños desconocidos...

lunes, 6 de abril de 2009

Pues bien, seguramente cuando vosotros, lectores, oís hablar de "vikingos" os vienen a la cabeza hombretones enormes, con barbas pelirrojas y cascos con cuernos en los laterales. Pero...¿qué sabéis en realidad de ellos? En mi caso debo decir que poco, pero por suerte en una de las asignaturas que estoy cursando actualmente, hemos tocado un poco el tema, y debo decir que ahora aún tengo más ganas de aprender cosas sobre ellos (lo que aprendí con "Viki, el vikingo" de pequeña, poco me sirvió).

Los vikingos eran miembros de un grupo étnico originario de Escandinavia, de los países nórdicos, que vivió entre los años 789 y 1100. Fueron descendientes de un pueblo de origen germánico que se estableció en la península escandinava hacia el año 2000 a.C.
Actualmente es imposible descifrar su escritura, que por cierto, tiene un parecido asombroso con la lengua íbera.

Las crónicas hablan de ellos como personajes temibles. Atacaban sobretodo monasterios, con el fin de coger las riquezas que podrían intercambiar por productos que a ellos les interesase. Sus ataques eran rápidos, dejaban a pocos títeres con cabeza y solían secuestrar a niños que venderían como esclavos en oriente. El tipo de arma que utilizaban: hachas grandes, bien afiladas, que hacían girar (así como un cowboy hace girar una cuerda para coger un animal) y que soltaban, de manera que el hacha cortaba en horizontal, cuellos o cabezas (o quién sabe por donde más cortarían).

Dejando de lado el tema bélico, poseían un arte extraordinario. Incluso las embarcaciones estaban labradas con el máximo detalle. Dicen que a la hora de navegar por ríos (con un tipo de barco poco profundo) se cargaban la embarcación a los hombros y lo llevaban hasta donde querían. De esta manera podían entrar en tierra y moverse hasta el río que les apeteciera. Los anales y crónicas describen con miedo la cabeza del dragón que aparecía entre la niebla. Pues era lo primero que divisaban cuando un barco vikingo se acercaba a la costa.

Podría alargar más el tema, mucho más, pero por último, un detalle curioso: para ellos el infierno era de hielo, puesto que viviendo en un ambiente frío como el suyo, un infierno con fuego y brasas les hubiese parecido el paraíso.

PD: ¡No llevaban cuernos en los cascos! No sé de dónde habrá salido la idea de los cuernos...

3 comentarios:

Salva dijo...

Podrías extender un poco más el tema? Resulta muy interesante.

SandS dijo...

Yo opino igual, podrías explicar un poco más sobre este tema, es muy interesante.
La verdad que se me ponen los pelos de punta de imaginarme un pedazo de bruto como estos dando vueltas por encima de su cabeza a un hacha con tal de matar a alguien...lglesrtgbañegh que miedo!!
Y sobre lo del casco...supongo que es como todo, en la tele adornan las cosas de tal manera que lo acaban por modificar todo, dando una impresión equivocada.

Connann dijo...

Interesantísimo blog!

En relación al tema de esta entrada, os aconsejo que os leáis el libro "Los Devoradores de Cadáveres", de Michael Crichton, una novela (de la que sacaron la peli de El Guerrero Nº 13) basada en un relato original de un cronista árabe del siglo X, Ibn Fadlan, donde se pone de relieve, y de manera bastante interesante, elementos comunes de la vida y cultura vikinga, o de los Rus, mejor dicho.

El que esté más puesto en historia medieval puede encontrar referencias a dicho autor árabe... y si no, a por la wikipedia, jeje.

Un fuerte saludo... y enhorabuena por la tarea de recopilar esta información!

Jose (Connann).